Camino del cambio

España se encamina ya hacia la reconversión del sector de la edificación, transformándose hacia un sector basado en la rehabilitación, factor clave para que la economía española alcance un nivel de eficiencia que garantice su competitividad futura.

A nivel europeo, estas tendencias también son visibles. La Unión Europea se ha fijado como objetivo para la década un crecimiento “inteligente, sostenible e integrador”. Se han implantado políticas de eficiencia energética y reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero en el sector de la edificación, y la nueva Directiva sobre Eficiencia Energética incluye el alcance para fomentar la inversión en la renovación de edificios de diferentes tipologías: sector terciario, edificios públicos y viviendas.

La rehabilitación es un factor clave para la eficiencia de la economía española

La Unión Europea ha establecido una serie de objetivos para el año 2020 en el denominado Paquete 20-20-20 Energía y Cambio Climático, que establece, para los 27 países miembros, tres objetivos obligatorios:

- Reducción del 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero.
- Elevación de la contribución de las energías renovables al 20% del consumo.
- Mejorar la eficiencia energética en un 20 %.

En relación con el primer objetivo, España debe reducir en el año 2020, un 10% de las emisiones de los sectores difusos, respecto al año 2005. Dentro de los sectores difusos, definidos como aquellos no incluidos en el comercio de derechos de emisión, se encuentra el residencial, el cual, conjuntamente con el sector comercial e institucional representa un 22 % de las emisiones.