1.300 millones de euros

El proyecto Castor, considerado estratégico por las autoridades españolas y por el sector energético, se basa en el aprovechamiento de un antiguo yacimiento de petróleo explotado por Shell y agotado en los años 70, situado bajo el mar, a 1.750 metros de profundidad y a unos 22 kilómetros de la costa, para convertirlo en un almacén con capacidad para 1.900 millones de metros cúbicos de gas natural, equivalentes al consumo medio de 50 días en toda España. El combustible es transportado desde la costa a través de un gasoducto de 30 kilómetros de longitud.

En el mismo se han invertido 1.300 millones de euros, que la empresa amenaza con reclamar como indemnización si Castor es paralizado definitivamente, dado que el proyecto fue licitado por el Gobierno. Tras encargar los informes pertinentes, un decreto del 16 de mayo de 2008, firmado por el entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián, otorgaba a Escal UGS la concesión de la explotación del almacenamiento subterráneo de gas natural por un periodo de 30 años.

El temblor más intenso fue de 4,2 grados, pero una falla cercana los podría causar de 6,7

Desde mediados de setiembre, y coincidiendo con una nueva fase de la operación de inyección de gas en el depósito desde una plataforma (que se había iniciado en abril), se registraron en la zona cientos de pequeños temblores que desataron la inquietud entre la población del sur de la provincia de Tarragona y el norte de la de Castellón.

El 16 de setiembre se paralizaron los trabajos, pese a que todavía no se había establecido de forma inequívoca la relación entre los mismos y los movimientos sísmicos. Pero el 1 de octubre se produjo un terremoto de 4,2 grados en la escala de Richter que provocó la alarma generalizada en las poblaciones costeras.

En España funcionan otros cuatro grandes depósitos subterráneos de gas. El de Serrablo, propiedad de Enagás, situado entre Jaca y Sabiñánigo (Huesca) ocupa un antiguo yacimiento de gas natural. Entró en funcionamiento en 1989 y tiene una capacidad de 1.100 millones de metros cúbicos. El de Gaviota, también en un antiguo yacimiento de gas, está frente a la costa de Bermeo (Vizcaya), y puede albergar 2.681 millones de metros cúbicos desde 1994.

El de Yela, en Brihuega (Guadalajara), a 2.300 metros de profundidad, se puso en marcha a finales de 2012 y caben en él 2.000 millones de metros cúbicos. Marismas, propiedad de Gas Natural Fenosa, de menores dimensiones, tiene una cabida de 61 millones de metros cúbicos. En todo el mundo existen 627 almacenamientos de este tipo.