Si la temperatura varía mucho de un día a otro, la economía crece menos. A través de estas variaciones aparentemente pequeñas, el cambio climático puede tener fuertes efectos sobre el crecimiento económico, según los datos analizados por investigadores del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) y el Instituto de Investigación Mercator sobre Bienes Comunes Globales y Cambio Climático (MCC), en Alemania y la Universidad de Columbia, en Estados Unidos.

El nuevo estudio publicado, en la revista Nature Climate Change, los investigadores/as yuxtaponen los cambios de temperatura diarios observados con datos económicos de más de 1.500 regiones en todo el mundo durante 40 años, con resultados sorprendentes.

"Sabemos desde hace un tiempo que los cambios en la temperatura media anual impactan en el crecimiento macroeconómico --explica el autor principal, Maximilian Kotz, de PIK--. Sin embargo, ahora, por primera vez, también podemos demostrar que las variaciones diarias de temperatura, es decir, la variabilidad a corto plazo, tienen un impacto sustancial. Si esta variabilidad aumenta en un grado Celsius, el crecimiento económico se reduce en promedio, en 5 puntos porcentuales", añade.

Particularmente afectadas son las economías en las regiones de bajos ingresos del Sur global, como explica la coautora Leonie Wenz de PIK. "Encontramos que la familiaridad con las variaciones de temperatura es importante: las economías de Canadá o Rusia, donde la temperatura promedio mensual varía en más de 40°C en un año, parecen estar mejor preparados para hacer frente a las fluctuaciones diarias de temperatura que las regiones de latitudes bajas, como partes de América Latina o el sudeste asiático, donde las diferencias estacionales de temperatura pueden ser tan pequeñas como 3°C", explica.

Variabilidad de la temperatura

 

En su opinión, "esto se debe probablemente a que los agricultores y los pequeños los dueños de negocios han cultivado la resistencia contra la variabilidad de la temperatura. Además, los ingresos protegen contra las pérdidas. Incluso en una latitud similar, las economías de las regiones pobres se ven más afectadas cuando la temperatura diaria fluctúa que sus contrapartes en las regiones ricas", añade.

Si la temperatura diaria se desvía de las expectativas estacionales, los elementos fundamentales de la economía se ven afectados negativamente, incluidos los rendimientos de los cultivos, la salud humana, las ventas y los costos operativos.

Al comparar la variabilidad de la temperatura diaria de cada año entre 1979 y 2018 con los datos económicos regionales correspondientes, los investigadores analizaron un total de 29.000 observaciones individuales. "La rápida variabilidad de la temperatura es algo completamente diferente a los cambios a largo plazo", explica el coautor Anders Levermann, de PIK y la Universidad de Columbia.

¿Clima impredecible?

 

"El verdadero problema causado por un clima cambiante son los impactos inesperados, porque es más difícil adaptarse a ellos. Los agricultores y otras empresas de todo el mundo han comenzado a adaptarse al cambio climático -prosigue-. Pero, ¿y si el clima se vuelve simplemente más errático e impredecible? Lo que hemos demostrado es que el clima errático ralentiza la economía. Los responsables políticos y la industria deben tener esto en cuenta al discutir el costo real del cambio climático".