Durante los últimos días de agosto, el buque Trío Vega, con bandera de conveniencia de Sierra Leone y 1.800 toneladas de capacidad de carga, viajó en repetidas ocasiones entre los puertos de El-Aaiún (Sáhara Occidental) y Las Palmas de Gran Canaria transportando arena procedente de la antigua colonia española, ocupada por Marruecos desde 1975, según revela la organización Western Sahara Resource Watch (WSRW), que monitoriza los desembarcos de este material desde 2008.

Esta actividad, como todas las de extracción y comercio con recursos naturales del Sáhara Occidental por parte marroquí, constituye una vulneración de la legislación internacional por parte de la potencia ocupante, que reclama el territorio como propio pese a las más de un centenar de resoluciones de la ONU que desde hace cuatro décadas no lo reconocen como tal y exigen la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación al que Rabat no ha dejado de poner obstáculos.

En 2008 se desembarcaron en Canarias más de 47.000 toneladas 

Junto con la explotación de los fosfatos (de los que el Sáhara Occidental es el segundo productor mundial) y de la pesca (sus caladeros se cuentan entre los más ricos del globo), la exportación de arena saharaui con destino a playas de Canarias, Madeira (Portugal) o Cabo Verde es una de las muchas actividades económicas que empresas marroquíes o extranjeras desarrollan en el territorio en litigio. La arena, empleada como material de construcción, es la segunda materia prima más consumida en el mundo, después del agua.

En 2002, el anterior Vicesecretario General de Asuntos Legales de la ONU, Hans Corell, redactó un informe sobre los recursos naturales saharauis en el que concluía que “si fueran a continuar las actividades de exploración y de explotación sin tener en cuenta los intereses y deseos del pueblo del Sáhara Occidental, éstas se realizarían violando los principios del derecho internacional aplicable a las actividades con recursos minerales en territorios sin gobierno autónomo”. En enero de 2010, los asesores legales del Parlamento Europeo denunciaron igualmente la ilegalidad del acuerdo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos, que se extendía a las aguas de la ex colonia española.

Fabricación de cemento

El traslado de arena del Sáhara Occidental a las playas canarias se inició en 1955. Con ella, la ciudad de Santa Cruz de Tenerife creó la inmensa playa artificial de Las Teresitas (1.380 metros de longitud por 80 de anchura media), abierta al público en 1973 tras el traslado de más de 140.000 metros cúbicos de arena saharaui, con la que se recubrió la negra arena volcánica de la isla, menos cómoda y atractiva para los turistas. En ese momento, el territorio era todavía una provincia española.

La extracción indiscriminada está destruyendo los ecosistemas del litoral

En 1998, ya con el Sáhara bajo ocupación militar marroquí, se regeneró la zona con otros 140.000 metros cúbicos. Solamente en 1998, están documentados en los registros del puerto tinerfeño 13 desembarcos de arena saharaui, con un total de 36.400 toneladas, según documentación que obra en manos de WSRW.

Además de la regeneración de playas, la arena saharaui se empleó en la fabricación de morteros y cementos ampliamente consumidos durante el auge de la construcción en España desde mediados de los 90 hasta 2010. A partir de ese año, la caída de la demanda provocada por la crisis económica paralizó los desembarcos, pero desde 2011 se ha reactivado la importación, impulsada además por la construcción de grandes complejos hoteleros en Madeira y Cabo verde, según ha constatado este observatorio.

“Y no solamente se trata de un expolio económico. La extracción de forma indiscriminada de arena en el litoral está causando graves daños ambientales, como la destrucción de los fondos marinos litorales y de los ecosistemas radicados en ellos”, señala a EcoAvant.com Emhamed Jaddad, coordinador del Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD, proclamada en 1976 desde el exilio en Argelia, y reconocida por 82 estados) con la misión de la ONU en el territorio (Minurso).

Estadísticas de los desembarques de arena saharaui en Canarias / WSRW