Garantizar el futuro del bosque

La empresa se ocupa de todo lo necesario para dar vida a una arboleda, desde seleccionar el mejor emplazamiento y las especies forestales más adecuadas a establecer convenios de colaboración con los propietarios y gestores del suelo, garantizando con ello el futuro del bosque

Cada proyecto está precedido de estudios técnicos en los que se analizan de forma detallada las necesidades del territorio y se establecen las directrices a seguir para la consecución de los objetivos.

Se utiliza siempre material vegetal seleccionado, de máxima calidad y procedente de variedades autóctonas. Abedules, hayas, avellanos, castaños, pinos, robles, encinas, enebros, almendros, espinos, endrinos, manzanos y perales son las especies más habituales.

Los árboles se cuidan mientras crecen, hasta que su perdurabilidad esté asegurada. Además, se llevan a cabo actuaciones de prevención y se desarrolla un exhaustivo programa de seguimiento y control para conocer la evolución del bosque.

Voluntariado y talleres educativos

Las arboledas de Bosques Sostenibles permiten a las empresas aprovechar el profundo valor emocional de estos espacios para crear vínculos con sus clientes y empleados. Para relacionarse y reconocerse en un entorno abierto y limpio, alejado de las rutinas laborales, participando en una actividad que nos beneficia a todos.

La empresa organiza jornadas de puertas abiertas, visitas y paseos por la plantación. También desarrolla programas de voluntariado corporativo, talleres de educación ambiental en entornos escolares y campamentos de verano.

Investigación científica

Conocer el potencial como sumidero de carbono de cada especie forestal es fundamental para determinar cuáles son las más eficaces en la lucha contra el cambio climático. Por eso, Bosques Sostenibles cuenta con un área de I+D+i encargada de estudiar y analizar todos los aspectos relacionados con los beneficios de una plantación forestal.

De la mano de la Universidad de Valladolid, la firma está estableciendo un método de estimación de CO2 capturado en las plantaciones de abedul. Y, en colaboración con la empresa DSP, ha desarrollado un sensor de crecimiento para conocer la capacidad de fijación de los árboles a partir de parámetros de crecimiento.