El 24 de febrero, Rusia atacaba de madrugada a Ucrania. El runrún de los meses anteriores se materializaba y así empezaba la guerra en territorio ucraniano. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenaba varias incursiones desde Bielorrusia o la región del Donbás hacia Kiev, la capital. También se planteaban un sinfín de preguntas: ¿Qué ocurriría en las siguientes horas? ¿Sería esa exrepública soviética el único objetivo? ¿Cómo actuaría el bloque de la OTAN?

Cuestiones que se fueron despejando con el paso de los días. A las pocas horas, el avance de tropas del ejército ruso se encontró con un muro de contención que frenaba las incursiones que pretendían un ataque relámpago. Los miembros de la Unión Europea (UE) y otros países de la alianza atlántica emprendieron rápidamente sanciones contra el Kremlin. El resto de naciones contiguas al país en conflicto todavía respiran ante una paz que no se ha visto perturbada.

Flujo de refugiados de Ucrania hacia otros países a 24 de abril de 2022 / Images: EA Flujo de refugiados de Ucrania hacia otros países a 24 de abril de 2022 / Images: EA

Según los últimos datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) contabiliza en 5.232.014 las personas que han huido de la guerra de Ucrania. Por países a 24 de abril de 2022 ya son 2.909.415 las personas que han llegado a Polonia, 777.602 a Rumanía, 605.815 a Rusia, 492.976 a Hungría, 433.895 a Moldavia, 355.593 a Eslovaquia y 24.477 a Bielorrusia.

Con los bombardeos a diferentes urbes y la imposición de la Ley Marcial, que prohibe abandonar el país a varones entre 18 y 65 años, el éxodo se volvió femenino e infantil. Algunos lo denominaron el éxodo de los peluches por esas imágenes de niñas y niños agarrando sus juguetes

Con los bombardeos a diferentes urbes y la imposición de la Ley Marcial, que prohibe abandonar el país a varones entre 18 y 65 años, el éxodo se volvió femenino e infantil. Algunos lo denominaron el éxodo de los peluches por esas imágenes de niñas y niños agarrando sus juguetes. Y es que según estimaciones de UNICEF, más de 4,3 millones de niñas y niños –la mitad de los 7,5 de población infantil de Ucrania– ya han abandonado sus hogares por la invasión de Rusia, mientras que 2,5 de ellos son desplazados internos por la guerra de Ucrania

Ya es el éxodo más rápido en Europa continente desde la Segunda Guerra Mundial, a mediadios del pasado siglo XX, en el cual la mayoría de países se ha volcado en la atención asistencial y burocrática. A diferencia de otras crisis de refugiados como las de Siria o Libia, desde Europa se ha facilitado la acogida de los refugiados ucranianos que huyen en este caso también de los misiles y las bombas.

 

¿Qué es una migración? ¿Qué la diferencia de la movilidad humana?

La migración no es otra cosa que el cambio permanente de residencia. Se habla de migración internacional cuando se cruza una frontera internacional y de migraciones internas cuando se hace dentro de un país.

En la actualidad, las formas de movilidad humana implican, además de las migraciones, otras múltiples formas de movilidad: turismo, viajes de negocios, cooperación internacional, misiones internacionales militares, diplomáticas, etc., viajes de estudios, trabajo transfronterizo, trabajo de temporada, etc. 

El cambio de residencia de forma permanente es cada vez más difuso en las formas de migración, pues existe personas que combinan dos o más lugares de residencia, que remigran una vez en el destino, que están en un país por un período, pero no con la idea de permanencia. Es decir, la división tradicional entre migración y otras formas de movilidad humana es cada más difusas. Todas estas formas de movilidad son relevantes para su investigación.

 

¿Qué especificidades tiene la actual migración de Ucrania? ¿Por qué se utilizan palabras como 'desplazados' o 'refugiados' en lugar de emigrantes?

Cuando la migración no se debe estrictamente a motivos voluntarios (se entiende como tal cuando la persona decide el momento en el que migrar guiado por proyectos personales, como trabajo, estudios, reunificación familiar, etcétera), sino que ha sido forzada por motivos de seguridad, se habla de desplazados o refugiados.

El término desplazamiento se suele reservar para los movimientos internos (sin cruzar la frontera) y el de refugiados cuando se hace un cruce de frontera internacional y se solicita protección internacional. La solicitud de protección te convierte en demandante de asilo y si finalmente se concede la protección, se concede el estatuto de refugiado internacional. 

 

¿Si tiene nexos en común con otras migraciones, por qué se ha reaccionado de forma distinta con Ucrania?

Estamos hablando, en el caso de Ucrania, desde la invasión del ejército ruso, de migraciones forzadas o refugiados internacionales, pues se huye del país para evitar la violencia de la guerra (que incluye bombardeos, saqueos, asesinatos, violaciones, etcétera), esto es, para proteger la integridad física. Es decir, se trata de un tipo particular de migración que lleva a denominar a las personas que las protagonizan demandantes de asilo o refugiados (según el estado en el que están) y no tanto migrantes (aunque implique un cambio permanente de residencia). 

La comunidad internacional y, en este caso especialmente la Unión Europea, aunque no únicamente, pues también están participando muy activamente países como Moldavia, están aplicando estrictamente lo previsto en la Convención sobre el Estatuto del Refugiado de 1951, esto es, el reconocimiento al derecho de residencia en un país seguro para proteger la integridad física de las personas que están huyendo de un conflicto, recogido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Esto, no se ha hecho así en otras crisis previas de refugiados, en especial, las últimas relacionadas con la guerra en Siria, Yemen, Sudán, etc. Que la acogida de refugiados de Ucrania sea distinta a otras crisis himanitarias recientres puede deberse al racismo

Esto, no se ha hecho así en otras crisis previas de refugiados, en especial, las últimas relacionadas con la guerra en Siria, Yemen, Sudán, etc. El motivo habría que preguntarlo a las autoridades de la Unión Europea que en general han preferido en todo caso apoyar a países como Turquía, Líbano, Libia y demás para que se encargasen de atender a las personas solicitantes de asilo en dichos lugares y también que evitaran su libre circulación hacia la Unión Europea u otros países.

Sin hilar muy fino, se puede indicar que el motivo de fondo sea racista, esto es, se ha entendido que la población ucraniana no planteaba problemas de acogida por elementos culturales –en especial de religión cristiana y parte de la herencia cultural europea– e incluso de apariencia física (los medios de comunicación han hecho a menudo referencia a rasgos como ser rubio y de ojos azules en la descripción de este grupo poblacional), frente a la población de otros lugares de conflicto. Que la acogida de refugiados de Ucrania sea distinta a otras crisis himanitarias recientres puede deberse al racismo.

 

¿Qué consecuencias suele tener un éxodo tan masivo en países de acogida? ¿Y en el de salida?

Las consecuencias en los países de acogida, cuando se miran con perspectiva, suelen diluirse con el paso del tiempo, esto es, tras un momento de tensión inicial por la urgencia humanitaria, las poblaciones refugiadas acaban integrándose en la estructura social de las poblaciones de acogida en poco espacio de tiempo, en especial, cuando se habilitan oportunidades de participación en el mercado de trabajo y en el sistema educativo.

Por ejemplo, escribo estas líneas desde Suecia, donde se describió la crisis de los refugiados sirios hace menos de una década como una gran crisis social, mientras que en la actualidad, es un tema olvidado y quienes la protagonizaron desarrollan su vida en Suecia sin llamar la atención más que a investigadores especializados en temas muy específicos, pero desde luego no a la población general.

En los países de salida es difícil valorar los efectos, pues se suele unir a problemas más graves, como en este caso una invasión militar. En cualquier caso, los efectos son de tipo demográfico (pérdida de población joven, en este caso muy feminizada y con alto componente de población infantil) y también de pérdida de talento (los grupos que acaban cruzando las fronteras internacionales tienden a acumular más capital económico y humano) lo que afecta a las posibilidades económicas futuras del país.

 

Se suele compara con la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué supuso aquel movimiento de gente y cómo evolucionó en los años o décadas siguientes?

Tras la Segunda Guerra Mundial vivíamos en un mundo más abierto que el actual para los movimientos internacionales de población y no se ponían barreras administrativas fundamentales para el movimiento de las personas.

Los refugiados de la Segunda Guerra Mundial y los migrantes económicos posteriores a la misma son parte esencial de los llamados "treinta años gloriosos" del capitalismo internacional

En algunos casos, incluso se facilitó dicha movilidad. Los refugiados de la Segunda Guerra Mundial y los migrantes económicos posteriores a la misma son parte esencial de los llamados "treinta años gloriosos" del capitalismo internacional en los que economías como la francesa, suiza, alemana, inglesa, etc. experimentaron un período sostenido e intenso de crecimiento económico, entre otros motivos, por el aporte continuo de mano de obra en la forma de migrantes internacionales.

 

¿De qué depende la integración posterior?

Autores como Alexander Betts llevan años documentando casos en los que las crisis de refugiados se han convertido en grandes oportunidades económicas para los países de acogida. Cuanto más facilidades han tenido para encontrar trabajo (porque se ha tramitado rápidamente los permisos de trabajo) y residencia es más fácil la integración posterior. Esto es lo que se ha decidido hacer en el caso de la población de Ucrania por parte de la Unión Europea.

Igualmente, autores como Alejandro Portes muestran la importancia de la actitud de la sociedad de acogida. Cuando ésta es receptiva, como ocurre en Europa con la población de Ucrania, existen más facilidades para incorporarse al tejido social.

Si se produjera una evolución positiva y temprana de la guerra en Ucrania que facilitara el regreso al país en condiciones de seguridad, lo esperable es que una buena parte de la población huida en los dos últimos meses decidiera regresar al origen

Finalmente, otro factor importante es la propia comunidad generada el grupo inmigrante, aspecto también señalado por Portes. En el caso de la población de Ucrania, ya antes de la guerra, en los años 2020 y 2021 más de 500.000 ciudadanos al año estaban optando por migrar a la UE (por tanto, como migrantes económicos y no como refugiados). Sin duda esta población en el exterior va a facilitar mucho los primeros pasos de las poblaciones refugiadas actualmente por la guerra, por ejemplo, en lugares como Alicante en España donde ya se había recibido una importante colonia ucraniana antes del conflicto.

No obstante, si se produjera una evolución positiva y temprana de la guerra en Ucrania que facilitara el regreso al país en condiciones de seguridad, lo esperable es que una buena parte de la población huida en los dos últimos meses decidiera regresar al origen (de hecho ya se observa en la parte oeste y central del país después de la retirada de las tropas rusas de estas zonas).