Miles de personas se manifestaron el domingo en 39 ciudades de toda España, además de en otras seis del resto de Europa, "contra la caza, el maltrato, el abandono y la matanza" de perros de caza en toda España y han exigido la aprobación de una ley de protección animal que vele por estos canes.

Convocadas por la Plataforma 'No a la caza', estas manifestaciones llevan realizándose desde 2011 en el primer domingo de febrero, fecha que coincide con el fin de la temporada de caza con canes (galgo, podencos, setter o pointers), "la más cruel de todas las modalidades cinegéticas".

"Pedimos el fin de la caza con galgos y con otros perros de caza, que después de la temporada de caza son abandonados, algunos tirados a pozos o barrancos", señala a Europa Press el portavoz de la plataforma, David Rubio, presente en la concentración de Madrid.

Según denuncia Rubio, al finalizar la temporada de caza en febrero, se abandonan unos 12.000 perros, una "salvajada" en su opinión, y advierte de que no solo se abandonan perros en el mes de febrero, sino desde octubre, mes en que comienza la temporada de caza.

En este sentido, la plataforma denuncia que son "millones" los animales que cada año mueren, "víctimas de la barbarie", de la caza. "No es decente hacerlo en un Estado donde el lobby cinegético impone su negocio o donde la tercera fuerza parlamentaria pretende implantar la caza o la tauromaquia como asignaturas de curso en los colegios, y se empeña en perseguir todo aquello que discuta la supremacía del hombre blanco occidental, entendiéndose el sustantivo en su doble significado de género y especie", asegura la plataforma en un manifiesto, en el que se refiere, sin mencionarlo explícitamente, a Vox.

"Desde cualquier perspectiva, en este principio de milenio, carecen de excusa actividades humanas con fondos y formas del Medievo", se refiere a la caza la plataforma, que también la denomina "negocio, muerte, sangre, tortura, machismo", así como "deterioro de la naturaleza, atentado contra la vida salvaje, símbolo del abandono del medio rural, el peor de los clasismos" y "ruidos de disparos criminales donde antes dominaba el silencio".

Cada comunidad autónoma hace lo que quiere

Además de pedir el fin de una actividad que la plataforma considera que "tiene por meta el maltrato de los seres vivos", los manifestantes exigieron la creación de una Ley Nacional de Protección Animal que cumpla "sin trabas su cometido" para que España deje de ser, en su opinión, un "país de tercera en lo que se refiere a bienestar animal".

Según indica Rubio, cada comunidad autónoma "hace lo que quiere con sus perros", y pone de ejemplo a Castilla-La Mancha, cuya Ley de Caza permite matar a los perros abandonados.

Las concentraciones tuvieron lugar a las 12.00 horas (una menos en Canarias) en ciudades como La Coruña, Alicante, Almería, Arrecife, Badajoz, Barcelona, Burgos, Cáceres, Cádiz, Cartagena, Castellón, Ciudad Real, Cuenca, Gijón, Girona, Granada, Guadalajara, Jaén, Las Palmas de Gran Canaria, León, Logroño, Lleida, Madrid, Mérida, Murcia, Pamplona, Puerto del Rosario, Salamanca, San Sebastián, Santa Cruz de Tenerife, Santander, Segovia, Sevila, Tarragona, Toledo, Valencia, Valladolid, Vigo y Zaragoza.

La plataforma considera que febrero es un mes "crítico" para galgos, podencos, setter, pointers y otros canes de caza y estima que cada año son "descartados" unos 50.000 galgos. Este año se ha manifestado en 39 ciudades españolas, cuatro más que hace un año, así como en Colonia (Alemania), Amsterdam (Países Bajos) y Tolouse (Francia).