Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Más información Aceptar
Medio ambiente
25 de junio de 2019
COMPARTE
Miércoles, 30 de noviembre de -0001
Pau Ruiz
El Zoo de Barcelona solamente reproducirá animales autóctonos
La mayor parte de los 2.000 ejemplares de 300 especies actuales serán derivados a refugios y santuarios o no serán reemplazados tras su muerte
El gorila de llanura albino Copito de Nieve fue el símbolo del parque durante décadas / Foto: Wikipedia El gorila de llanura albino Copito de Nieve fue el símbolo del parque durante décadas / Foto: Wikipedia
Tras cumplir los 127 años de historia, el Zoo de Barcelona enterrará el viejo modelo de parques de animales urbanos, y en un futuro próximo se convertirá en una instalación centrada “en la educación, la conservación y la investigación” donde solamente se reproducirán especies autóctonas mediterráneas amenazadas cuyos individuos puedan ser reintroducidos en la naturaleza.

Los 2.000 animales de 300 especies que no entran en esta categoría, como los elefantes, los osos, los camellos o los canguros, permanecerán en el recinto hasta su muerte sin ser reemplazados pero, siempre que se pueda, serán trasladados a santuarios o refugios donde puedan vivir el resto de sus días en mejores condiciones, en aplicación de un plan que prevé la inversión de 60 millones de euros en los próximos 15 años.

La dirección tendrá que elaborar un informe para decidir el futuro de cada especie

El plan estratégico para el futuro del Zoo diseñado por el gabinete de Ada Colau fue aprobado por el último pleno del Ayuntamiento en la pasada legislatura con los votos a favor de BComú, PdeCAT y ERC y el voto en contra de Ciudadanos, PSC y PP. En la misma sesión de refrendó una iniciativa popular impulsada por la organización animalista Libera basada en la propuesta ZooXXI para “la reconversión de estos centros en lugares de defensa y protección de los animales y de sus hábitats naturales” adaptados a “la ciencia y la ética de nuestra época”. La misma había recibido 17.204 firmas de ciudadanos validadas por el Ayuntamiento (de las 20.000 presentadas por los convocantes).

Según Libera, el barcelonés se convertirá en el primer zoológico “animalista” de Europa, pero los trabajadores del recinto no se mostraron tan satisfechos con el nuevo modelo y han convocado una huelga temerosos del futuro de sus empleos en una instalación centenaria que vive un lento declive y que recibió 834.885 visitantes en 2017, unos 130.000 menos que en 2016, cifras que podrían caer en picado tras la supresión de la mayor parte de las especies expuestas.

Leonardo Anselmi, coordinador de Zoo XXI, considera que para que la mengua de especies sea apreciable por parte de público “pueden pasar décadas” y que en ese plazo se habrán incorporado al complejo del Parc de la Ciutadella nuevos atractivos como “animales rescatados del tráfico ilegal y tecnología inmersiva para mostrar el trabajo del centro para defender hábitats sobre el terreno” mediante recreaciones de realidad virtual.

Fin del intercambio de ejemplares

Según la moción aprobada por el consistorio de la capital catalana, la dirección del Zoo tendrá que redactar un proyecto específico para cada una de las especies actuales que determine si es viable su reproducción en el recinto y si la misma podría aportar “beneficios cuantificables [para] la conservación y viabilidad de la especie” y su reintroducción en el medio natural “a corto, medio o largo plazo”. Tres años después de la presentación de los informes, se dejarán de reproducir las especies que no se vayan a reintroducir aunque se encuentren en peligro de extinción.

Entre los animales del parque barcelonés que disponen de programas de reintroducción en la naturaleza están el sapillo balear, el alcaudón chico, la tortuga mediterránea, el tritón del Montseny, la gacela común o dorcas, la espátula, la garcilla común, el autillo, el galápago leproso y los buitres negro y leonado, que según los partidos políticos que votaron en contra serán los únicos animales que podrían verse en el nuevo parque. El Zoo de Barcelona se convertirá también en refugio de animales maltratados o heridos.

Seguirán el sapillo balear, la tortuga, el autillo, la gacela común y los buitres

El único precedente a nivel internacional de una reconversión de este tipo es el del Ecoparque de Buenos Aires, rebautizado así tras clausurarse el viejo zoo porteño en 2016. En el recinto argentino los visitantes ya no entran en contacto visual con los animales que aún no se han derivado a refugios y solamente se reproducen ya dos especies gravemente amenazadas: el cóndor andino y el guacamayo rojo.

Otra de las decisiones adoptadas por el Ayuntamiento de Barcelona establece que el zoo dejará de intercambiarse ejemplares para la cría con otros parques, algo que se venía haciendo para evitar la consanguinidad. Igualmente, queda prohibido el sacrificio de animales sanos cuando no se les pueda encontrar destino en otro parque para evitar dicha consanguinidad, algo que de todas maneras ya había dejado de hacerse en Barcelona hace algún tiempo.

La Asociación Mundial de Zoos y Acuarios (Waza, en sus siglas en inglés) critica la decisión del pleno municipal barcelonés."Los impulsores de la ordenanza desconocen el rol de los zoos en la conservación de las especies en peligro”, señaló su director ejecutivo, Martin Zordan. El presidente de la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios (AIZA), Javier Almunia, se sumó a la oposición a la medida porque "si no reproducimos especies a largo plazo nunca sabremos si podríamos haber reintroducido en la naturaleza animales que hoy no es posible hacerlo”.

La comunidad científica también se opone mayoritariamente a la reconversión del zoo impulsada por Colau. Oriol Sabater, hijo del primatólogo pionero y descubridor del gorila albino único Copito de Nieve, la gran estrella del zoo durante décadas hasta su muerte en 2003, considera “una atrocidad que lo cierren” porque aunque “puede que los zoos en sus inicios no tuvieran buenas intenciones y sus objetivos fueran egoístas, pensando solo en el público”, hoy “son un espacio de investigación y de reproducción de valor inigualable”.

Vista aérea del Parc de la Ciutadella, con el zoológico a la derecha, detrás del Parlament / Foto: Viquipèdia Vista aérea del Parc de la Ciutadella, con el zoológico a la derecha, detrás del Parlament / Foto: Viquipèdia
Un recinto con una larga historia
La colección privada de “fieras” del banquero Lluís Martí-Codolar fue el gérmen de un zoo nacido en 1892 y que en 1910 ya estaba plenamente consolidado. El ayuntamiento aprobó su compra y nombró a Francesc Darder, un taxidermista que trajo a Cataluña al famoso Negro de Banyoles (un polémico humano africano disecado) y que murió mordido por una serpiente, como encargado de su gestión. El recinto de la Ciutadella, que había acogido la Exposición Universal de 1888, fue el lugar elegido para instalar el parque. El elefante asiático conocido como L'Avi, "el abuelo", que en realidad era una hembra, fue su símbolo durante largos años, como más tarde lo serían el gorila blanco Copito de Nieve y la orca Ulises.

El Zoo vivió sus momentos más dramáticos en el transcurso de la Guerra Civil, cuando numerosas bombas franquistas cayeron en un recinto acuciado por la falta de víveres, medios de transporte y la muerte de su director accidental, Antoni Gispert, que sustituyó a Ignacio de Sagarra, huido durante el conflicto. Tigres, jirafas, leones o panteras, entre otras especies, fallecieron por inanición. Tras una gran remodelación y modernización, los años 60 y 70 verían su etapa de mayor esplendor.

COMPARTE
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados