Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Más información Aceptar
Medio ambiente
17 de junio de 2019
COMPARTE
Lunes, 15 de abril de 2019
EP
Los zoos de mascotas pueden transmitir bacterias resistentes
Halladas cepas de patógenos virulentos en instalaciones donde se permite a los visitantes, preferentemente niños, entrar en contacto con los animales
Las investigadoras aconsejan lavarse las manos antes y después de tocar a los animales / Foto: Jarmoluk Las investigadoras aconsejan lavarse las manos antes y después de tocar a los animales / Foto: Jarmoluk
Los zoológicos de mascotas pueden crear un reservorio diverso de bacterias resistentes a múltiples fármacos (MDR, por sus siglas en inglés), lo que podría provocar patógenos virulentos resistentes a los medicamentos que se transmiten a los visitantes, según una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID, por sus siglas en inglés), que se celebra hasta el martes en Ámsterdam, Países Bajos.

El estudio fue realizado por la profesora Shiri Navon-Venezia, de la Universidad de Ariel, en Israel, y sus colegas, y tuvo como objetivo explorar la prevalencia, la epidemiología molecular y los factores de riesgo para los animales en zoológicos de mascotas que son colonizados por la bacteria MDR.

Los zoológicos de mascotas son una atracción popular en todo el mundo, que permite la exposición directa e indirecta de niños y adultos a una amplia gama de especies animales.

Son diferentes de los zoológicos normales porque en lugar de que los visitantes solo contemplan a los animales, los zoológicos de mascotas son interactivos con los niños visitantes, sosteniendo y acariciando a los animales.

La 'betalactamasa de espectro extendido' (BLEE) y las 'enterobacterias productoras de AmpC' (AmpC-E), que son resistentes a una serie de antibióticos de uso común, se han convertido en un motivo de gran preocupación tanto en la medicina humana como en la veterinaria, por lo que entender su probabilidad de colonización de los animales es fundamental para evaluar el riesgo que puede plantearse a los visitantes.

Los investigadores realizaron un estudio en ocho zoológicos de mascotas elegidos al azar distribuidos geográficamente en todo Israel, tomando muestras de materia fecal y de la superficie del cuerpo (piel, pelaje o plumas) de 228 animales pertenecientes a 42 especies diferentes.

Se utilizó la secuenciación genética para identificar tanto las especies de bacterias en cada muestra, como la presencia de genes de resistencia a fármacos ESBL y AmpC.

Los propietarios de zoológicos recibieron cuestionarios sobre las edades y las historias clínicas de sus animales que se analizaron para determinar factores de riesgo adicionales.

Medidas de higiene

En total, se recogieron 382 muestras de 228 animales, y se encontró que el 12 por ciento de los animales estaban colonizados con al menos una cepa bacteriana productora de BLEE/AmpC, con 35 especies diferentes de bacterias recuperadas.

La mayoría (77 por ciento) de las bacterias MDR se obtuvieron de las heces, y el 23 por ciento restante provino de piel, pelaje o plumas.

Una cuarta parte de los animales que dieron positivo para bacterias resistentes a los medicamentos fueron colonizados por más de una cepa bacteriana.

Entre las cepas bacterianas identificadas, se encuentran la muy virulenta 'E.coli ST656', que causa diarrea del viajero, y la 'E. coli ST127'; una causa frecuente de infecciones del tracto urinario en humanos.

El análisis de los datos reveló que, si se trataba con antibióticos un animal, era siete veces más propenso a eliminar la bacteria MDR.

El estudio descubrió que los zoológicos de mascotas ofrecen un reservorio para una amplia gama de especies de BLEE/AmpC-E, y son una fuente potencial para eliminar estos patógenos altamente virulentos que pueden transmitirse a los humanos, en su mayoría niños, que visitan ocasionalmente estas instalaciones.

La profesora Navon-Venezia concluye: "Nuestros hallazgos demuestran que los animales en zoológicos para acariciar pueden provocar la propagación y la transmisión de patógenos MDR que pueden causar enfermedades en los visitantes humanos, incluso cuando los animales parecen sanos. Reconocemos el alto valor educativo y emocional de los zoológicos para los niños, por lo que, recomendamos encarecidamente que los equipos de gestión del zoológico de mascotas implementen una estricta política de higiene y control de infecciones, junto con una política racionalizada de antibióticos, para reducir el riesgo de transmisión entre los animales y los visitantes".

Y agrega: "Las acciones inmediatas de los operadores del zoológico deben incluir la instalación de estaciones de lavado de manos para asegurar un lavado de manos adecuado antes y después de acariciar a los animales, prohibir comer y beber cerca de los animales y no permitir que acaricien a los animales que reciben tratamiento con antibióticos".

COMPARTE
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados