gloria Hace 5 años
Como dicen los apicultores, cuando la última abeja muera desaparecerá la vida. En este caso es de recordar que la sabiduría y el trato de los mal llamados indígenas hacia la Tierra, la naturaleza, son el aire de los bosques. Sin ellos la tierra dejará de ser productiva, así de cruel es la realidad. Zapatero a sus zapatos se ha dicho siempre. Tenemos el DEBER de dejar a los sabios de la naturaleza, los "INDIOS", que nos hagan el favor de continuar con la vida –sin ellos todo dejará de ser y no tendremos que comer–.