Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Más información Aceptar
Medio ambiente
17 de junio de 2019
COMPARTE
Lunes, 18 de marzo de 2019
EP
Un experimento logra retroceder una fracción de segundo en el tiempo
La regresión de un electrón a su pasado reciente podría ser posible en el espacio si se registrara una fluctuación en el flujo de microondas cósmico
Los científicos hicieron volver un instante atrás una computadora cuántica / Foto: Free Photos Los científicos hicieron volver un instante atrás una computadora cuántica / Foto: Free Photos

En un experimento de laboratorio, científicos han conseguido retroceder el estado de una computadora cuántica una fracción de segundo hacia atrás en el tiempo.

En el estudio, publicada en Scientific Reports, también calcularon la probabilidad de que un electrón en el espacio interestelar vacío regrese espontáneamente a su pasado reciente.

"Este es uno de una serie de artículos sobre la posibilidad de violar la segunda ley de la termodinámica. Esa ley está estrechamente relacionada con la noción de la flecha del tiempo que postula la dirección del tiempo en sentido único desde el pasado al futuro", explica el autor principal del estudio, Gordey Lesovik, que dirige el Laboratorio de Física de la Tecnología de la Información Cuántica en MIPT (Moscow Institute of Physics and Technology, Moscú, Rusia).

"Comenzamos describiendo una llamada máquina de movimiento perpetuo local. Luego, en diciembre, publicamos un documento que analiza la violación de la segunda ley a través de un dispositivo llamado demonio de Maxwell. El artículo más reciente aborda el mismo problema desde un tercer ángulo: hemos creado artificialmente un estado que evoluciona en una dirección opuesta a la de la flecha termodinámica del tiempo", detalló.

Los físicos cuánticos de MIPT decidieron verificar si el tiempo podía revertirse espontáneamente al menos para una partícula individual y una pequeña fracción de segundo. Examinaron un electrón solitario en el espacio interestelar vacío.

"Supongamos que el electrón está localizado cuando comencemos a observarlo. Esto significa que estamos bastante seguros de su posición en el espacio. Las leyes de la mecánica cuántica nos impiden conocerlo con absoluta precisión, pero podemos delinear una pequeña región donde el electrón está localizado", dice el coautor del estudio Andrey Lebedev, de MIPT y ETH Zurich.

El físico explica que la evolución del estado electrónico se rige por la ecuación de Schrödinger. Aunque no hace distinción entre el futuro y el pasado, la región del espacio que contiene el electrón se expandirá muy rápidamente. Es decir, el sistema tiende a volverse más caótico. La incertidumbre de la posición del electrón está creciendo. Esto es análogo al creciente desorden en un sistema a gran escala, como una mesa de billar, debido a la segunda ley de la termodinámica.

Una vez entre billones de posibilidades

"Sin embargo, la ecuación de Schrödinger es reversible", agrega Valerii Vinokur, coautor del artículo, del Laboratorio Nacional de Argonne, EE.UU. "Matemáticamente, significa que, bajo una cierta transformación denominada conjugación compleja, la ecuación describirá una localización de electrones en una pequeña región del espacio durante el mismo período de tiempo", precisa.

Aunque este fenómeno no se observa en la naturaleza, en teoría podría ocurrir debido a una fluctuación aleatoria en el fondo cósmico de microondas que impregna el universo.

El equipo se dispuso a calcular la probabilidad de observar un electrón 'manchado' en una fracción de segundo, localizándose espontáneamente en su pasado reciente. Resultó que incluso a lo largo de toda la vida del universo (13.700 millones de años), observando 10.000 millones de electrones localizados cada segundo, la evolución inversa del estado de la partícula solo sucedería una vez. E incluso en ese caso, el electrón no viajaría más que una simple diezmilmillonésima de segundo hacia el pasado.

Cuatro etapas

Los investigadores intentaron revertir el tiempo en un experimento de cuatro etapas. En lugar de un electrón, observaron el estado de una computadora cuántica formada por dos y más tarde tres elementos básicos llamados qubits superconductores.

- Etapa 1: Orden. Cada qubit se inicializa en el estado fundamental, denotado como cero. Esta configuración altamente ordenada corresponde a un electrón localizado en una pequeña región.

- Etapa 2: Degradación. El orden se pierde. Al igual que el electrón se mancha en una región cada vez más grande del espacio, el estado de los qubits se convierte en un patrón cambiante cada vez más complejo de ceros y unos. Esto se logra aplicando brevemente el programa de evolución en la computadora cuántica. En realidad, una degradación similar ocurriría por sí misma debido a las interacciones con el medio ambiente. Sin embargo, el programa controlado de evolución autónoma permitirá la última etapa del experimento.

- Etapa 3: Inversión de tiempo. Un programa especial modifica el estado de la computadora cuántica de tal manera que luego evolucione "hacia atrás", desde el caos hacia el orden. Esta operación es similar a la fluctuación aleatoria del fondo de microondas en el caso del electrón, pero esta vez, se induce deliberadamente.

- Etapa 4: Regeneración. Se aplica nuevamente el programa de evolución de la segunda etapa. Siempre que se haya hecho con éxito, el programa no resulta en más caos, sino que rebobina el estado de los qubits en el pasado, la forma en que un electrón manchado se localizaría.

Los investigadores encontraron que, en el 85 por ciento de los casos, la computadora cuántica de dos qubits volvió a su estado inicial. Cuando se involucraron tres qubits, se produjeron más errores, lo que resultó en una tasa de éxito de aproximadamente el 50 por ciento. Según los autores, estos errores se deben a imperfecciones en la computadora cuántica real. A medida que se diseñan dispositivos más sofisticados, se espera que la tasa de error disminuya.

Curiosamente, el algoritmo de inversión de tiempo en sí mismo podría resultar útil para hacer que las computadoras cuánticas sean más precisas. "Nuestro algoritmo podría actualizarse y usarse para probar programas escritos para computadoras cuánticas y eliminar el ruido y los errores", explica Lebedev.

COMPARTE
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados