Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Más información Aceptar
Medio ambiente
17 de diciembre de 2018
COMPARTE
Jueves, 23 de agosto de 2018
Agencia SINC
Descubiertos los primeros restos de un humano hijo de dos especies distintas
Se trata de una niña fallecida al menos a los 13 años nacida de una madre neandertal y un padre denisovano que fue hallada en 2012 en Rusia
Fragmento del hueso del individuo hibridado y cueva de Denisova, donde se encontró / Fotos: S. Pääbo et al.-Nature/PAET SB RAS, Sergei Zelensky Fragmento del hueso del individuo hibridado y cueva de Denisova, donde se encontró / Fotos: S. Pääbo et al.-Nature/PAET SB RAS, Sergei Zelensky
El recientemente galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018, Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (MPI-EVA, en Alemania) es conocido por sus estudios genómicos en los que confirma los cruces de los humanos modernos con los neandertales y los denisovanos, parientes cercanos extintos que habitaron, respectivamente, el oeste y este de Eurasia hasta hace unos 40.000 años.

De hecho, se piensa que aproximadamente un 2% del genoma de los humanos modernos no africanos procede del neandertal, y que algunos pueblos de Oceanía tienen en la actualidad cerca de un 5% de ADN denisovano.

Ahora el equipo de Pääbo ha logrado confirmar que también los neandertales y los denisovanos se cruzaron entre sí. El estudio, que publica esta semana la revista Nature, presenta los datos genómicos de una muestra de hueso que perteneció a una mujer joven, con al menos 13 años de edad cuando murió hace más de 50,000 años, y cuyos padres eran una neandertal y un denisovano.

"Es sorprendente que encontremos a esta chica neandertal-denisovana entre el puñado de individuos antiguos cuyos genomas han sido secuenciados", destaca Pääbo, quien explica: "Los neandertales y los denisovanos puede que no tuvieran muchas oportunidades de conocerse, pero cuando lo hicieron, se debieron aparear con frecuencia, mucho más de lo que pensábamos hasta ahora".

El fragmento de hueso, denominado Denisova 11, lo encontraron en 2012 arqueólogos rusos en una de las cuevas de Denisova, la misma que da nombre a los denisovanos y situada en las montañas de Altai de Siberia. Después de verificar que pertenecía a un homínido por su composición proteica, se llevó a los laboratorios del MPI-EVA en Leipzig para realizar los análisis genéticos que confirmaron el distinto origen de los padres.

Un golpe de suerte

"Sabíamos por estudios previos que los neandertales y los denisovanos debían haber tenido hijos de vez en cuando", señala Viviane Slon, investigadora del MPI-EVA y coautora del trabajo, “pero nunca pensé que seríamos tan afortunados como para encontrar una descendencia real de los dos grupos".

Los datos del genoma de la joven también han servido para obtener información sobre las ascendencias de los progenitores y de sus respectivos grupos. Así, se ha encontrado que aunque el padre era denisovano, tenía al menos un antepasado neandertal en su árbol genealógico.

Por su parte, la madre estaba genéticamente más cerca de los neandertales que habitaban Europa occidental que de un individuo neandertal que vivió unos 20.000 años antes en la cueva de Denisova. Esto demuestra que los neandertales migraron entre Eurasia occidental y oriental unas decenas de miles de años antes de su desaparición.

Este genoma único ha permitido detectar múltiples interacciones entre los neandertales y los denisovanos, aunque los autores señalan que los dos grupos permanecieron genéticamente distintos el uno del otro, quizá porque las hibridaciones, aunque ocurrieran, fueran limitadas.

"Es una discusión académica estéril hablar de si neandertales, denisovanos y humanos modernos son especies distintas, porque no hay una definición universal de especie"

Encontrar evidencias directas del cruce de neandertales y denisovanos, o entre estos y los humanos modernos suele derivar en una pregunta recurrente: ¿Son entonces la misma especie, entendida como organismos que se pueden entrecruzar y tener descendencia fértil?

“Bajo esa definición, los tres grupos serían la misma especie”, explica Pääbo a Sinc, “pero nosotros nos mantenemos alejados del debate de si se trata de especies diferentes o no, porque no existe una definición universal de especie”.

El experto pone un ejemplo: “Los osos polares y los grizzlies tienen descendencia fértil en la naturaleza. Sin embargo, se ven diferentes y se comportan de manera distinta, por lo que la mayoría de las personas los considerarían especies diferentes”.

“Por lo tanto, es una discusión académica estéril hablar de si los neandertales y los humanos modernos o los denisovanos son especies separadas o no”, concluye Pääbo.

COMPARTE
MAPA
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados