Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Más información Aceptar
Medio ambiente
18 de octubre de 2018
COMPARTE
Miércoles, 13 de junio de 2018
EP
La carne industrial de res y las piscifactorías perjudican el medio ambiente
Otras formas de obtención como los pequeños peces capturados en la naturaleza y los moluscos de granja, los mejillones y las vieiras tienen un menor impacto ambiental
Vacas comen heno en una granja / Foto: Roy Bury Vacas comen heno en una granja / Foto: Roy Bury

La producción industrial de carne de res y la piscifactoria marina son los más perjudiciales, en términos generales, para el medio ambiente, mientras que los peces pequeños capturados en la naturaleza y los moluscos de granja como las ostras, los mejillones y las vieiras tienen el menor impacto ambiental, según un nuevo análisis.

El estudio se publica en la revista Frontiers in Ecology and the Environment, y sus autores creen que es el análisis más completo sobre los impactos ambientales de los diferentes tipos de producción de proteína animal.

"Desde el punto de vista del consumidor, la elección importa", ha dicho el autor principal Ray Hilborn, profesor de la Universidad de Washington en la Facultad de Ciencias Acuáticas y Pesqueras. "Si eres ecologista, lo que comes hace la diferencia. Descubrimos que hay buenas opciones obvias y opciones realmente obvias".

El estudio se basa en casi una década de análisis, en el que los coautores revisaron cientos de evaluaciones del ciclo de vida publicadas para varios tipos de producción de proteína animal. También llamado análisis de "cuna a tumba", estas evaluaciones analizan los impactos ambientales asociados con todas las etapas de la vida de un producto.

De las más de 300 evaluaciones de este tipo que existen para la producción de alimentos para animales, los autores seleccionaron 148 que fueron exhaustivas y no se consideraron demasiado especializadas para informar su nuevo estudio.

A medida que se toman decisiones sobre cómo se expande la producción de alimentos a través de políticas agrícolas, acuerdos comerciales y regulaciones ambientales, los autores señalan una "necesidad apremiante" de realizar comparaciones sistemáticas de los costos ambientales entre los tipos de alimentos de origen animal.

"Creo que esta es una de las cosas más importantes que he hecho", dijo Hilborn. "Los legisladores deben ser capaces de decir: 'Hay ciertos tipos de producción de alimentos que debemos alentar y otros que debemos desalentar'".

Indicadores ambientales

En términos generales, el estudio utiliza cuatro indicadores para comparar los impactos ambientales en los diferentes tipos de producción de alimentos para animales, incluidos los productos pesqueros cultivados en granjas (llamados acuicultura), la ganadería y los mariscos capturados en la naturaleza. Las cuatro medidas son: el uso de energía, las emisiones de gases de efecto invernadero, el potencial de aportar nutrientes en exceso, como fertilizantes, al medio ambiente y la posibilidad de emitir sustancias que contribuyen a la lluvia ácida.

Los investigadores compararon los impactos ambientales entre los tipos de alimentos mediante el uso de una cantidad estándar de 40 gramos de proteína, aproximadamente el tamaño de una hamburguesa promedio, y la porción de proteína diaria recomendada. Por ejemplo, calcularon cuánto gas de efecto invernadero se produjo por 40 gramos de proteína en todos los tipos de alimentos, donde había datos disponibles.

"Este método nos brinda una medida realmente uniforme con la que las personas pueden identificarse", dijo Hilborn.

El análisis mostró ganadores claros que tuvieron bajos impactos ambientales en todas las medidas, incluidos los moluscos y crustáceos de cultivo, y las pesquerías de captura como las sardinas, la caballa y el arenque. Otras opciones de captura de peces con un impacto relativamente bajo son el pescado blanco como el abadejo, la merluza y la familia del bacalao. El salmón cultivado también funcionó bien.

Pero el estudio también iluminó las sorprendentes diferencias entre las proteínas animales, y los investigadores aconsejan que los consumidores deban decidir qué impactos ambientales son más importantes para ellos al seleccionar sus elecciones de alimentos.

COMPARTE
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados