Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Cerrar
Medio ambiente
20 de abril de 2018
COMPARTE
Lunes, 16 de octubre de 2017
EP
El Niño y el aumento récord de CO2 atmosférico
Los impactos del calor y la sequía relacionados con este fenómeno que se producen en las regiones tropicales son los responsables
Impactos de El Niño en Sudamérica, África e Indonesia / Gráficos: NASA Impactos de El Niño en Sudamérica, África e Indonesia / Gráficos: NASA

Las regiones tropicales de la Tierra han sido la causa de los mayores incrementos anuales en la concentración de dióxido de carbono (CO2) atmosférico observados en al menos 2.000 años.

Los científicos sospechaban que el El Niño de 2015-16, uno de los más grandes registrados, era responsable, pero exactamente cómo, ha sido un tema de investigación en curso.

Un nuevo estudio de la NASA concluye que los impactos del calor y la sequía relacionados con El Niño que se producen en las regiones tropicales de Sudamérica, África e Indonesia son responsables del aumento récord en el dióxido de carbono global.

Los hallazgos se publican en la revista Science como parte de una colección de cinco trabajos de investigación basados en los 28 meses de datos de la misión OCO-2 (Orbiting Carbon Observatory-2).

"Estas tres regiones tropicales liberaron 2,5 gigatoneladas más de carbono a la atmósfera de lo que lo hicieron en 2011", dijo Junjie Liu, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California, autor principal del estudio.

"Nuestro análisis muestra que este dióxido de carbono adicional explica la diferencia en las tasas de crecimiento del dióxido de carbono atmosférico entre 2011 y los años pico de 2015-16. Los datos OCO-2 nos permitieron cuantificar cómo el intercambio neto de carbono entre tierra y atmósfera en regiones individuales es afectado durante los años de El Niño".

En 2015 y 2016, OCO-2 registró aumentos del dióxido de carbono atmosférico que fueron 50% más grandes que el aumento promedio visto en los últimos años anteriores a estas observaciones. Estas mediciones son consistentes con las realizadas por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Ese aumento fue de alrededor de tres partes por millón de dióxido de carbono por año, o 6,3 gigatoneladas de carbono. En los últimos años, el aumento anual promedio ha sido más cercano a dos partes por millón de dióxido de carbono por año, o 4 gigatoneladas de carbono.

Datos históricos

Estos aumentos históricos se produjeron a pesar de que se estima que las emisiones de las actividades humanas en 2015-16 han permanecido aproximadamente iguales a las anteriores a El Niño, que es un patrón de calentamiento cíclico de la circulación oceánica en el Océano Pacífico tropical central y oriental que puede afectar al clima en todo el mundo.

Utilizando los datos de OCO-2, el equipo de Liu analizó cómo las áreas terrestres de la Tierra contribuyeron al aumento de la concentración de dióxido de carbono atmosférico. Encontraron que la cantidad total de carbono lanzado a la atmósfera de todas las áreas de tierra aumentó tres gigatoneladas en 2015, debido al El Niño. Alrededor del 80% de esa cantidad –o 2,5 gigatoneladas de carbono– provino de procesos naturales que ocurren en los bosques tropicales de América del Sur, África e Indonesia, con cada región contribuyendo aproximadamente a la misma cantidad.

El equipo comparó los hallazgos de 2015 con los de un año de referencia –2011– usando datos del dióxido de carbono del satélite de observación de gases de efecto invernadero (GOSAT) de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón. En 2011, el clima en las tres regiones tropicales era normal y la cantidad de carbono absorbido y liberado por ellos estaba en equilibrio.

Mientras que las tres regiones tropicales liberaron aproximadamente la misma cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera, el equipo encontró que los cambios de temperatura y lluvia influenciados por el El Niño eran diferentes en cada región y el ciclo natural del carbono respondió de manera diferente. Liu combinó datos de OCO-2 con otros datos de satélite para entender los detalles de los procesos naturales que causan la respuesta de cada región tropical.

En el este y sudeste de Sudamérica tropical, incluyendo la selva amazónica, la sequía severa provocada por El Niño hizo 2015 el año más seco en los últimos 30 años. Las temperaturas también fueron más altas de lo normal. Estas condiciones más secas y más calientes hacían hincapié en la vegetación y la fotosíntesis reducida, es decir, los árboles y las plantas absorbían menos carbono de la atmósfera. El efecto fue aumentar la cantidad neta de carbono liberado a la atmósfera.

Por el contrario, las precipitaciones en África tropical estaban en niveles normales, basados en análisis de precipitación que combinaban las mediciones de satélites y los datos de pluviómetros, pero los ecosistemas soportaron temperaturas más altas de lo normal. Los árboles muertos y las plantas se descomponían más, resultando en más carbono liberado en la atmósfera.

Mientras tanto, Asia tropical tuvo el segundo año más seco en los últimos 30 años. Su mayor liberación de carbono, principalmente de Indonesia, se debió principalmente al aumento de la turba y los incendios forestales, también medidos por instrumentos satelitales.

COMPARTE
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados