Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Más información Aceptar
Medio ambiente
19 de julio de 2018
COMPARTE
Martes, 17 de julio de 2012
Pau Ruiz
Sanfermines sucios

Las tradicionales fiestas pamplonesas dejaron un millón de quilos de basura en el centro de la ciudad, con un incremento del ocho por ciento de la tirada al suelo de las calles y plazas

Una imagen habitual en la pamplonesa plaza del Castillo / Foto: Gyi Nsea Una imagen habitual en la pamplonesa plaza del Castillo / Foto: Gyi Nsea
Según las cifras municipales, que contabilizan la recogida desde el 6 de julio, cuando se iniciaron las fiestas con el tradicional chupinazo, hasta el día 14, el volumen total de residuos retirados había descendido ligeramente, un 0,5%, respecto al de las mismas fechas de 2011, aunque los responsables admitían que al concluir la fiesta en fin de semana era previsible que los datos definitivos señalaran un aumento del tres por ciento sobre los Sanfermines del año anterior.

A falta de los datos del último fin de semana, que el Ayuntamiento todavía no ha hecho públicos y que previsiblemente harán incrementar en buena medida las cifras, los servicios de limpieza de la ciudad, que desplegaron a cuarenta operarios, habían recogido 1.028.780 quilos de residuos de todo tipo de los contenedores, pero también de las aceras y espacios públicos del centro de la capital navarra, informó el alcalde de la ciudad, Enrique Maya (de Unión del Pueblo Navarro, UPN).

Más de un millón de quilos de residuos de todo tipo, una cifra de la que no parece posible bajar desde hace varios años, fue uno de los legados de la edición de 2012 de los Sanfermines, la fiesta taurina pamplonesa que escritores como Ernest Hemingway contribuyeron a popularizar en todo el mundo.

Tal vez como consecuencia de la crisis económica, la recogida de envases de vidrio hasta el día 14, de 342.920 quilos, había sido un 8,8% menor que la de 2011, cuando alcanzó los 376.120 quilos. Por su parte, la recogida de residuos de rechazo también había bajado un 1,9%, de los 252.860 quilos en 2011 a los 247.900 de este año.

Por el contrario, se incrementó considerablemente la cantidad de basura recogida por los operarios en las calles durante las tareas de barrido, lo que indica una clara tendencia al aumento del incivismo por parte de los asistentes a las fiestas. El volumen recogido en las calles fue un ocho por ciento superior al del año pasado. Los barrenderos acumularon en sus carros y camiones 437.960 quilos de residuos abandonados en las calles, plazas y parques del centro de Pamplona, mientras en 2011 habían sido 405.420.

En cambio, y siempre según los datos oficiales municipales ofrecidos por el alcalde, la ausencia de actos de vandalismo contra el mobiliario urbano fue "casi total", pero se registró una agresión al conductor de un camión cisterna encargado del baldeo de las calles tras el chupinazo, y también se causaron, como todos los años, desperfectos en la vegetación de jardines y parques urbanos. Los grupos de la oposición criticaron que el recorte del 25% en los presupuestos de limpieza había provocado que la ciudad se hubiera mostrado este año "más sucia" que en ediciones anteriores.

Después de 204 horas de fiesta, que reunieron a más de millón y medio de personas en esta capital de 198.000 habitantes, los Sanfermines de 2012, cuya actividad principal son los encierros durante los que un grupo de toros recorre las calles de la ciudad rodeados por cientos de corredores, dejaron un saldo de cuatro heridos por asta de toro (la misma cifra de 2011) entre un total de 38 corredores atendidos por los servicios de emergencia (uno más que el año pasado).

Los servicios sanitarios desplegados en el centro de la ciudad, que emplearon a 150 personas, realizaron 710 atenciones de urgencia, con un 46,50% de afectados por traumatismos o heridas entre los no participantes en los encierros. Un 21,76% presentaban solamente traumatismos, un 15,20% habían sido objeto de agresiones de todo tipo y un siete por ciento sufrían accesos de intoxicación etílica. La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Marta Vera (de UPN), dijo a la luz de este balance que se había tratado de unos Sanfermines "tranquilos".

Durante las fiestas se presentaron 1.951 denuncias, de las que 1.163 fueron por hurto, 202 por robo y 293 por distintas peleas o altercados. Los diferentes cuerpos de seguridad (Policía Nacional, Foral y Municipal) realizaron 203 detenciones, hubo 33 accidentes de tráfico y un atropello, detalló el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Ignacio Polo.

COMPARTE
COMENTAR
* Campos obligatorios
EcoAvant.com lo anima a comentar los artículos publicados al tiempo que le solicita hacerlo con ánimo constructivo y desde el sentido común, por lo que se reserva el derecho de no publicar los comentarios que considere inapropiados , que contengan insultos y/o difamaciones.
Copyright © 2018 EcoAvant.com Todos los derechos reservados